Los Bancos de Alimentos son organizaciones que contribuyen a reducir el hambre, la mal nutricion y el desperdicio de alimentos, rescatando aquellos que salen del circuito comercial pero son aptos para el consumo, a fin de almacenarlos, clasificarlos y distribuirlos entre entidades de ayuda comunitaria: comedores, hogares de niños y de ancianos, centros comunitarios y de apoyo escolar, entre otros. 

Así, le dan un valor social a aquellos alimentos que perdieron su valor comercial, evitando su desperdicio y posterior contaminación al ambiente y haciendo que lleguen a las personas que más lo necesitan. Cumpliendo así con los objetivos de desarrollo sostenible 

Asimismo, educan acerca de la naturaleza del hambre y sus posibles soluciones como también sobre la importancia que tiene una sana nutrición para el crecimiento y desarrollo humano.

El modelo Banco de Alimentos nace en los Estados Unidos, en la década de 1960 creado por John Van Hengel. Esta idea se ha ido difundiendo  hasta llegar a nuestra provincia, y de esa manera en marzo de 2010 nace, de la mano de  22 socios fundadores, el Banco de Alimentos de Santiago del Estero, el cual forma parte de la Red Argentina de Bancos de Alimentos, la que es miembro fundador de la Red Global de Bancos de Alimentos (The Global Foodbanking Network) y está integrada por 26 Bancos de Alimentos, ubicados en distintas provincias de nuestro país, quienes en conjunto distribuyeron en el año 2019 más de 13.197.224 millones de Kgs. de alimentos. 

 

Contribuimos a alcanzar los siguientes Objetivos de Desarrollo Sostenible para el año 2030