Este programa tiene el objetivo general de realizar procesamiento mínimo de hortalizas, las cuales son  recuperadas habitualmente en nuestro Banco de Alimentos de Santiago del Estero. Esto permite ofrecer productos seleccionados de calidad, listos para utilizar y con los aportes nutricionales de las hortalizas frescas a los asistentes a comedores y merenderos, evitando posteriores contaminaciones o malas prácticas. Dichas organizaciones, en su mayoría, no cuentan con las condiciones higiénico–sanitarias necesarias para el adecuado tratamiento de los vegetales recibidos, previo a su consumo. De esta forma se abastece de verdura segura lista para preparar sopas y guisos.
Este programa se implementó gracias al aporte de ‘Semillero de Futuro’, de Monsanto Fund que financió el equipamiento a fines del año 2016.